Tecnología:

El trepidante ritmo de avances técnicos que se producen actualmente nos permite fabricar cada día cerramientos más eficientes, más duraderos y más respetuosos con el medio ambiente.

Las últimas novedades del sector nos permiten ofrecer a nuestros clientes:

Amplia gama de colores: Disponemos de una extensa gama de colores y acabados aplicable a todos nuestros productos. Lacado y foliados imitación madera, lacados de la carta Ral, bicolores, anodizados, etc ...

Vidrios: Es el campo que mayores avances ha sufrido en los últimos años y también unos de los más importantes a la hora de realizar un cerramiento, debido al a gran superficie que cubre. Existen multitud de soluciones para cubrir las necesidades específicas de cada cerramiento, algunas de ellas son:

  • Bajo emisivo: Es un vidrio desarrollado para reducir las pérdidas de calor desde el interior. Está recomendado para zonas frías en las que es necesario aprovechar al máximo el calor generado en el interior, así como el que proviene del sol exterior y obtener el máximo aprovechamiento de la luz natural. Mejora en un 35% la capacidad de aislamiento térmico respecto a un vidrio convencional.

  • Centro solar: Es un vidrio desarrollado para reducir la transmisión energética procedente del sol (calor) al interior de la estancia, reduciendo el gasto de aire acondicionado, climatizados, etc. Es una solución ideal para grandes áreas de acristalamiento como muros cortinas, lucernarios o escaparates.

  • Seguridad: Enfocados a la protección ante posibles roturas estos vidrios contienen una lámina interior translucida que mantiene el vidrio unido en caso de rotura. Un valor añadido de los vidrios de seguridad son los bajos niveles acústicos que consiguen debido a la lámina interior.

  • Gas argón: Se trata de un tratamiento realizado sobre un vidrio con cámara que consiste en el llenado a presión y posterior sellado de la cámara. Este gas es incoloro, inodoro y tiene una menor conductibilidad térmica que el aire, reduciendo así el coeficiente K (coeficiente de transmisión de calor) de la ventana. Este gas se puede combinar perfectamente con cualquier otro tratamiento y se estima un rendimiento óptimo de al menos 30-40 años de vida.